28 jun. 2015

Refugio

refugio - ohmydeer
{IMAGEN}

Estoy cansada. De ese cansancio angustioso, nervioso, agónico, de ese no sé qué debería hacer ahora o no tengo ganas de lo que sea que quiera hacer ahora. Es como un sueño inquieto, o una espera tortuosa. Como las ganas de vomitar teniendo el estómago vacío. La lectura, como siempre, ha salvado mis ratos muertos. Me ha inducido las ganas de historias, de buenas historias. Pero yo no me acuerdo de cómo escribirlas, si es que alguna vez lo hice.

Hace unos días tuiteaba que me había quedado sin lugares a los que huir, y de algún modo es cierto. Imaginaos de pronto en mitad de la nada, mirando hacia todos lados y no encontrando ningún lugar al que llamar hogar. Imaginaos llamando intensa y desesperadamente a las letras que tanto siempre habéis amado, pero te han abandonado. Se han desvanecido. Las palabras en tu boca suenan estúpidas, sin sentido, sin merecer ser pronunciadas. Pero están ahí, están ahí. Dando patadas como un feto mal alimentado. Como un niño que no quiere salir, y no sale, o sale muerto.

No siempre he creído en los bloqueos de los escritores. Se escribe y no se escribe. Se escribe cuando se tiene algo que contar, y no se escribe cuando no se tiene nada que contar. Y así lo veo yo. Sin embargo, yo sí tengo qué contar, pero no sale. No sale, no sale, no sale. No quiere salir. Que no. No quiere nacer. Pero yo las patadas las siento igual. Y aprieto los ojos, y empujo las letras, y a veces las junto y otras solo es sangre, sudor y lágrimas.

Entended que no me gustan las tilas ni fumar, que los cafés me sientan mal y los calmantes y los chupitos mejor de uno en uno y de vez en cuando; yo necesito las historias. Las que leo, y las que debería escribir y me queman en la boca. Necesito contar. Contar de contar historias. Necesito escribir. Necesito parirlo todo de una vez, y oírlo gritar de vida, de sueños, de esperanza. Necesito susurrarle su nombre, y acunarlo cuando la soledad tiene hambre, o la imaginación llora. Necesito volver a contar una historia, una buena historia, y hacerlo bien. Aunque se me rompa la voz de tanto chillar de dolor. Necesito dar a luz a todos los demonios que me rasgan desde dentro. Necesito hacerlo. Necesito hacerlo para seguir viviendo

4 comentarios :

  1. No sabes cómo te entiendo, llevo una temporada en la que soy incapaz de escribir una frase (el calor no ayuda), va y viene y de vez en cuando sale algo, pero no hay fluidez. :(
    Espero que se pase pronto.
    Un saludo, y por cierto, un gran blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, supongo que esto va por temporadas, mi consejo es que leas mucho, y que pienses y vivas otras cosas, en vez de obcecarse uno en escribir.

      Muchas gracias,
      ¡besitos! ♥

      Eliminar
  2. ¡Hola! Increíble. Para que no te salgan las palabras, y tu inspiración haya volado, has descrito la sensación de forma súper real. No todos sabes expresarlo así.
    Reconozco esa sensación, cuando quieres escribir, y que no te sale, con todo lo que tienes en la cabeza y sobretodo en el corazón y en el estómago. Está ahí dentro de ti, dando vueltas, y tú intentando materializarlo con palabras.
    Date un momento para respirar, y si no encuentras ningún lugar inspirador, mira dentro de ti, más profundo aún si cabe, para encontrar ese lugar.

    ¿Cómo puedo seguir este blog? Me ha encantado esta entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marina, seguiré tu consejo, aunque me gustaría coger inspiración de ambas fuentes :) ¡Por cierto, tu blog tiene pintaza, espero leerte pronto y a menudo!

      PD: Puedes seguir el blog 1) Pinchando en ''Sígueme'', en el menú superior, sobre la cabecera, o 2) En el botón de ''Sígueme por e-mail'' en la columna lateral del blog. Si tienes algún problema, me dices ^^

      ¡Besitos! ♥

      Eliminar

Design: WS