9 dic. 2014

Honest writing, honest reading

{ imagen }



No sé cómo empezar esta entrada, solo sé que quería escribirla. Es realmente increíble cómo una historia puede influir en la tuya propia, cómo puede una novela conmover tu vida. No en un sentido sentimental, sino también de pensamiento, de convicciones, de filosofía. Remueve tus ánimos y descoloca tus perspectivas. Hace mucho que no escribo, escribir escribir. Pero, por el contrario, he gozado de una gran temporada de lecturas, de muy buenas lecturas. Todas y cada una de ellas me han aportado algo, me han inducido nuevas ideas y me han pasado el testigo, para que diga, para que escriba algo. Este boceto y otros muchos que se han escrito y están por escribir son el resultado.

Ya no escribo – lo que no quiere decir que no lo vuelva a hacer – lo que escribía antes, ni siquiera escribo historias, ni frecuento mis antiguos personajes. He descubierto de estas pasadas lecturas, un objetivo más limpio, más puro que todas esas experiencias sucias y denigrantes que recreaba. Ahora ya no observo cómo los personajes se hunden en escenas banales, inmaduras o aun insustanciales, esas que ya no nos llevarán a ninguna parte. Ahora ellos mismos buscan algo más elevado, mucho más razonable, igual que yo. Encuentran en la conformidad la seguridad de la rutina y en la moderada ambición el progreso del lugar que corresponden. No hay más conflicto que el que permiten ellos mismos, ni más tristeza de la que guardan. No hay rencor, ni siquiera arrepentimiento. Porque el camino les espera y no hay tiempo para mirar atrás, porque ya saben lo que hay allí. Ahora siento que escribo y que pienso de verdad. Y puede que esto sea absurdo y sinsentido, puede que no esté hecho para este tiempo que nos ha tocado vivir. Mas, desde luego, en algún lugar, en algún punto de la historia, será o fue aquello que quise pretender que fuera.

(por cierto, me gustaría de corazón saber qué historias han cambiado
vuestra manera de ver las cosas o han
sido importantes para vosotros en vuestra vida lectora y real,
besitos)

6 comentarios :

  1. Que blog más bonito, lo acabo de encontrar y me encanta. Yo también he leído libros que han cambiado mi manera de ver e incluso de vivir algunos aspectos de mi vida.
    Tienes nueva seguidora y te invito a que conozcas también mi blog y si te gusta y quieres te quedes:)
    un besazo desde fairlywellweb.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, preciosa!

      Me alegra saber que te gusta, muchas gracias :3 En cuanto pueda me paso, que tengo muchos pendientes, me temo.

      Besitos. ♥

      Eliminar
  2. Bueno, bueno me paso por aquí que te dije que lo haría (y soy de cumplir jorjor), y además esta entrada me ha gustado mucho, mucho. Antes de nada decirte que me he sentido igual y que a veces lo sigo haciendo. Los cambios en la vida real, no en la que está dentro de tu cabeza (que es la que utilizas para escribir), son los que al final, nos guste o no, nos hacen mutar y eso afecta a la escritura. He cambiado tantas veces de blog (por ejemplo) porque me ha cambiado tanto la vida que al final necesitas ver tu transformación, de una manera u otra, lo que escribes, cómo, dónde y el por qué, aunque esto último pocas veces se sabe. Las personas cambiamos porque la vida es eso: cambio, es un constante cambio, un constante adiós, hasta luego o bienvenido.
    Pero creo que lo más importante de todo esto es tener la mirada llena de cambios pero el corazón igual.
    Y bueno, pasando ahora con lo de las historias, he estado observando mi querida -y modesta.- biblioteca, y uno de los libros que más me ha cambiado ha sido Una Canción Para Ti de Sarah Dessen, siempre lo diré, no es el mejor libro del mundo, pero lo leí en el momento justo, en la estación adecuada. Me hizo ver miles de cosas, me hizo sentir tantas cosas que jamás creía que lo tengo como uno de mis favoritos, no sé, el modo en el que escribe esta mujer es algo que me entró tan dentro que merece haberme cambiado.
    Otro es el de 20 poemas de Amor y Una Canción desesperada del gran Neruda. El poema veinte, especialmente el poema veinte, con esos versos tan tristes con los que empieza. Lo leí justo a tiempo, cuando lo necesitaba, y me rompió tanto que volví a recomponerme. Lo sentí muy fuerte y muy dentro, de hecho me sorprendió que alguien estuviese haciéndome sentir tantas cosas con sólo palabras, pero me hizo sentirme mejor a base de lágrimas.
    Y ya para terminar, Antonio Machado y Miguel Hernández me han hecho como soy, los leo desde pequeños (y escucho gracias a Serrat), y sin ellos no sería como soy, porque no me habría gustado, de alguna manera, lo que estudio, no me habría interesado en un momento, no me habrían preocupado algunas cosas, ni me habría emocionado por otras. No sentiría tan dentro las canciones de Serrat, ni me recordaría a demasiada gente que no está.

    Al final somos lo que leemos, para qué engañarnos. Tengo muchas historias más que me han cambiado, porque soy como una esponja para estas cosas y me alegra, pero ponerlo aquí sería eternizarse, y me parece que lo más importante ya lo he dejado más arriba. Me alegra que te esté pasando esto porque al final es expandir un poco más las alas.

    crêpes calientes con Nutella
    y batidos de vainilla.

    (y felices
    fiestas)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, querida!

      Oh, muchas, muchas gracias por dejarme aquí tu impresión. Y no te preocupes, cada opinión necesita la extensión que necesita. Y a ti no te ha faltado ni sobrado ninguna palabra. Comprendo muy bien lo que dices, aunque al cambio prefiero llamarlo yo madurez. Para mí sólo somos piedras que siguen siendo grises y duras, pero que tras reveses y vuelcos se han ido cincelando hasta ser quienes somos, y lo que seremos. Creo que es un proceso imprescindible en la vida, y que repercutirá en aspectos de la nuestra, como la escritura, de forma sorprendente.

      No quiero extenderme mucho, pero me parece que sólo he leído a Neruda y Antonio Machado de los que mencionas, son increíbles. Aunque más que la obra, es nuestra predisposición en el momento de leerla lo que nos lleva a esa sensación de cambio que dices. ¡Me apunto a Dessen! ¡Ahora tengo mono de Serrat!

      Ha sido muy agradable tu visita a mi rincón virtual, gracias ^^
      ¡Felices fiestas! ♥

      Eliminar
  3. La verdad es que ninguno ha cambiado sustancialmente mi perspectiva, pero sí que me he sentido realmente cómoda en El Gran Gatsby (no sé si lo has leído, pero léelo, por fis por fas). Y, aunque lo descubrí este verano, me identifico con las obras de Murakami al nivel de resultar mi salvavidas.
    Me alegro de que te hayas redescubierto ^^
    (Sobra decir que, si te vuelven a salir las palabras, mi fanzine te espera con los brazos abiertos). Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas tardes, buenas tardes!

      No lo he leído, pero está en mi top de pendientes junto con algunos de Murakami, descuida ;) Ahora lo que me falta es tiempo para tantear este nuevo terreno. Así que si lo consigo, intentaré colaborar en ese proyecto (que tiene muy buena pinta, por cierto).

      ¡Gracias por el comentario, es todo un placer tenerte por aquí!
      ¡Besitos y feliz navidad! ♥

      Eliminar

Design: WS